Bienvenidos a la Clínica Dr. Carrasco

Horario de Trabajo : Lunes a Viernes de 10 am a 19 pm
  Contacto : +56 2 3228 4509

Todas las publicaciones en la categoría: Quirúrgicos

Ginecomastia

Es el excesivo desarrollo de la mama en el varón, debido a un aumento del tejido glandular y/o por exceso de tejido graso.
Es una patología bastante común, la gran mayoría de causa desconocida, y puede afectar a una o a ambas mamas. Este desarrollo excesivo de la mama en el varón, ocasiona con frecuencia trastornos emocionales.

Cirugía de Ginecomastia.
La intervención se realiza en quirófano y bajo anestesia general o bien bajo anestesia local y sedación, dependiendo de cada caso.
Si existe un aumento de tejido glandular, se realiza una pequeña incisión para extraer este tejido. Si hay predominio de tejido graso, puede resolverse con una liposucción.
La duración de la intervención es de 1 a 2 horas.

Después de la Cirugía.
Tras una cirugía de Ginecomastia podrá volver al trabajo en aproximadamente 5 días, según la actividad que desarrolle el paciente
El paciente debe seguir las indicaciones de su Cirujano quien le indicara la medicación mas adecuada para controlar las posibles molestias y complicaciones , faja de compresión a utilizar y retorno a sus actividades.

Riesgos.
La cirugía de Ginecomastia es una técnica segura, pero no está exenta de los riesgos asociados que pueden aparecer en cualquier cirugía.
Las principales complicaciones son el
Hematoma
Infecciones
alteración de la sensibilidad cutánea.
complicaciones de la cicatriz.
Estas complicaciones suelen ser temporales y resolverse con el tratamiento adecuado.

Resultados.
La resolución de la cirugía de Ginecomastia es una técnica con un alto grado de satisfacción para el hombre.

Leer Más

Cirugía de los párpados

La cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastia, es un procedimiento para extraer la grasa y el exceso de piel y músculo de los párpados superiores e inferiores. La blefaroplastia puede corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas de los inferiores, características que hacen que parezcamos mayores y más cansados de lo que somos y que, en algunos casos, pueden interferir con la visión. Sin embargo, la blefaroplastia no elimina las “patas de gallo” u otras arrugas ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías estéticas de la cara, como el lifting cervicofacial o el lifting frontal.
Si usted esta considerando la posibilidad de someterse a una blefaroplastia, obtendrá información básica acerca de la cirugía, cuándo está indicada, cómo se realiza y qué resultados se pueden esperar. Sin embargo, es imposible que todas sus preguntas queden contestadas, puesto que en gran parte dependen de factores personales y de las preferencias del cirujano plástico. Si no entiende algo, consulte a su cirujano plástico.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una blefaroplastia?

Los candidatos ideales para someterse a una blefaroplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. Generalmente los pacientes tienen 35 años ó más, pero en algunos casos con tendencia familiar a tener bolsas, los pacientes son más jóvenes. La blefaroplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una blefaroplastia piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico.

Existen algunas condiciones médicas que pueden hacer que existan más riegos al realizarse una blefaroplastia, como son los problemas de tiroides, la falta de lágrimas suficientes, la presión arterial alta, las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. El glaucoma y el desprendimiento de retina también pueden suponer un riesgo; en determinados casos, puede ser necesaria una revisión oftalmológica previa a la blefaroplastia.
Planificando la cirugía

La buena comunicación entre usted y su cirujano plástico es esencial. En la primera consulta se evaluará la visión y la producción de lágrimas, así como su estado general de salud. Debe informar a su cirujano si toma alguna medicación, si fuma y si tiene alergia a algún medicamento. También debe decir si lleva gafas o lentillas y aportar, si es posible, su último examen oftalmológico. Se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores y si es preciso asociar algún otro procedimiento. Se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención. El catálogo de prestaciones de la Seguridad Social no incluye la blefaroplastia estética. No dude en preguntar a su cirujano todas las cuestiones que tenga, sobre todo aquellas relacionadas con sus expectativas y los resultados.

Su cirujano plástico le proporcionará instrucciones específicas acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos y vitaminas y lavado de la cara. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta y que, en caso necesario, puedan ayudarle unos días.

La cirugía

La blefaroplastia se realiza en quirófano. Normalmente, no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía.

Suele realizarse bajo anestesia local más sedación, o menos frecuentemente, bajo anestesia general, dependiendo de las preferencias de su cirujano. Si se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y los párpados están insensibles al dolor; con anestesia general el paciente está dormido durante la operación.

La intervención suele durar entre una y 3 horas, o más cuando se asocia a otras intervenciones. Si se van a realizar los cuatro párpados, generalmente se empieza por los superiores. La mayoría de las veces las incisiones se colocan en las líneas naturales de los párpados superiores y justo debajo de las pestañas en los inferiores; en algunos casos pueden extenderse hacia las patas de gallo. A través de estas incisiones se separa la piel de la grasa y músculo subyacentes, extirpando el exceso de grasa y, en ocasiones, el exceso de piel y músculo. Las incisiones se cierran con suturas muy finas.

En otros casos, en pacientes jóvenes en los que sólo hay exceso de grasa, se puede realizar una blefaroplastia transconjuntival de los párpados inferiores; la incisión se coloca en el interior del párpado inferior no dejando cicatriz visible.

La vuelta a la normalidad

Tras la cirugía, se le aplicará una pomada en los ojos para lubrificarlos, y en algunos casos, un vendaje suave. Puede tener molestias sobre los párpados; si las hubiese, se alivian fácilmente con la medicación prescrita por su cirujano (si presentase dolor severo o persistente debe comunicárselo a su cirujano). Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía y aplicarse compresas frías, para disminuir la inflamación y los hematomas. Se le enseñará como lavarse los ojos y se le indicará si debe aplicarse colirios oftálmicos para mantener los ojos hidratados. Durante las primeras semanas puede notar lagrimeo excesivo, hipersensibilidad a la luz y cambios temporales en la agudeza visual, como visión borrosa o doble. Durante las dos primeras semanas su cirujano plástico seguirá con detalle su evolución. Los puntos se retiran entre los 2 días y la semana. El edema y los hematomas disminuirán gradualmente hasta desaparecer por completo, y comenzará a verse y sentirse mucho mejor.

La mayoría de los pacientes que se someten a una blefaroplastia comienzan a leer o a ver la televisión en 2 ó 3 días. Sin embargo, no podrá ponerse lentess, si las lleva, hasta las 2 semanas, y aún así podrá sentirse incómodo durante un tiempo. Se suele volver al trabajo o una semana o 10 días; por entonces, podrá aplicarse maquillaje para disimular los hematomas. Puede ser preciso llevar gafas de sol durante unas semanas y aplicarse filtro solar en los párpados. Debe mantener un reposo relativo durante 3 a 5 días y evitar actividades fuertes 3 semanas.

¿Existen riesgos? ¿Hay garantías?

Cuando este procedimiento es realizado por un profesional cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo, siempre existen posibilidades de complicaciones, como la infección o las reacciones anestésicas. Se pueden minimizar los riesgos siguiendo de manera cuidadosa las instrucciones de su cirujano plástico, tanto antes como después de la cirugía. Las complicaciones menores que pueden aparecer tras una blefaroplastia incluyen la visión doble o borrosa durante unos días, edema temporal de los párpados y asimetrías leves en la cicatrización. Tras la cirugía puede aparecer dificultad para cerrar completamente los párpados durante el sueño; solo en raros casos esta complicación será permanente. Otra complicación infrecuente es el ectropion, que puede precisar corrección quirúrgica.

Los resultados

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses. Progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en un línea clara casi invisible. Los resultados de la blefaroplastia, un aspecto más joven y despierto, se mantienen años; en muchos casos, los resultados son permanentes.
Cirugía de los párpados: resumen

La blefaroplastia estética es la operación destinada a corregir las señales que en los párpados manifiesta el envejecimiento facial: descolgamiento de la piel de los párpados superiores y “bolsas” en los párpados inferiores y en la porción interna de los superiores.

La intervención se realiza como un procedimiento aislado o como parte de otra operación, en general un estiramiento facial (lifting). Dependiendo de esto, la intervención se realizará con anestesia local o general.

Se inicia la operación realizando unas incisiones en la piel de los párpados para liberar y extirpar el exceso de piel y músculo orbicular. Seguidamente, se extirpa la grasa en la cantidad adecuada para eliminar las bolsas palpebrales. Por último, se sutura la piel.

Tras la intervención, que suele durar una hora y media aproximadamente, se aplica una pomada oftálmica y unos apósitos con suero fisiológico muy frío con el fin de reducir las molestias y la inflamación. Sin embargo, es normal que durante la primera semana persistan la hinchazón y los cardenales de los párpados. La mayor parte de los pacientes podrán incorporarse a su vida normal en unos 10-12 días.
Al principio las cicatrices pueden ser visibles, como finas líneas enrojecidas situadas en el pliegue del párpado superior y por debajo de las pestañas en el párpado inferior, extendiéndose unos milímetros hacia la sien en una de la arrugas de las “patas de gallo”.

A veces, tras la blefaroplastia, se presenta cierta dificultad a la acomodación de la vista, que desaparece a las 2-3 semanas de la intervención. También puede aparecer una conjuntivitis y hematoma subconjuntival que ceden rápidamente con el tratamiento adecuado. En los primeros días puede suceder que durante el sueño no se cierren completamente los párpados; esto es normal, y cuando el músculo orbicular recupere su tono (eventualmente ayudado por ejercicios adecuados) se corregirá.
El resultado de la operación es muy favorable y duradero y, en general, las bolsas de los párpados no suelen reaparecer.

Leer Más

Bichectomía

Bichectomía o extracción de bolas de Bichat
La bichectomía es una técnica que está en auge en el sector de cirugía estética. El procedimiento consiste en la extracción, mediante una intervención quirúrgica de carácter menor, de las llamadas bolas de Bichat, unas glándulas de tejido graso que se encuentran en las mejillas, justo por debajo de los pómulos, y separadas completamente de otros tejidos. Estas glándulas no cumplen ninguna función específica en los adultos, sino que solo aportan volumen a la zona, haciendo más redondo el rostro dependiendo de su tamaño y la forma del contorno facial de la persona.
En los bebés estas glándulas son de mayor tamaño, ya que se piensa que pueden tener alguna función relacionada con la lactancia. Las bolas de Bichat hacen característica la cara redonda y abultada de los más pequeños. A medida que los niños crecen, el tejido graso disminuye poco a poco, haciendo más finos sus rostros. Sin embargo, no en todos los individuos se reduce de la misma manera, por lo que las personas con un perfil más redondeado y pómulos poco definidos tienen las bolas de Bichat más grandes que los que cuentan con un rostro más afinado.
Cuándo someterse a una bichectomía
La bichectomía está indicada para personas delgadas, de cualquier sexo, que tienen un aspecto redondeado y poco definido del rostro, sin que esto se deba a una posible obesidad o sobrepeso. También para personas que deseen tener el rostro más estilizado y anguloso, ya que al extirpar las bolas de Bichat, se consigue dar un aspecto más delgado a la cara, como consecuencia del hundimiento de la mejilla que acentúa más los pómulos.
La cirugía es de carácter menor, pues se trata de unos simples cortes que se realizan en la parte interna de las mejillas, y desde los que se extraen las bolas de Bichat. No es una intervención complicada, dura poco tiempo, aproximadamente 40 minutos, y no necesita grandes cuidados posteriores, por lo que se podrá volver a la rutina diaria de inmediato.

Leer Más

Abdominoplastia

Es un procedimiento quirúrgico en el cual se busca remover el exceso de piel y grasa de la mitad inferior del abdomen.
Si bien el ejercicio y dieta adecuada podrán ayudarlo a tonificar y fortalecer músculos, así como también a bajar de peso, la píel de su abdomen podría quedar flaccida.

Una abdominoplastía puede remover el exceso de piel ,casi toda la grasa del abdomen bajo y la mayor parte de las estrías.

Esta cirugía no puede remover las estrías del abdomen medio y alto pero las desplaza hacia abajo y las estira haciéndolas menos notorias.

la abdominoplastía puede combinarse con liposucción si la capa de grasa en el abdomen es muy gruesa.

En esta operación se utiliza habitualmente anestesia general, o espinal.
Tiene una duración de 2 a 3 horas.

Es un procedimiento en el cual se retira quirúrgicamente el exceso de piel y la grasa subyacente del abdomen, se plican (amarran) y refuerzan los músculos rectos del abdomen mejorando notablemente la cintura y desapareciendo el abultamiento del mismo, eliminando estrías y cicatrices infraumbilicales.

Recuperación

Los primeros días puede sentir molestias en la región abdominal, las cuales se controlan con antinflamatorios y analgésicos orales , además de los antibióticos.
Las suturas se retiran en los siguientes 7 a 12 días después de la cirugía. La mayoría de las personas vuelven al trabajo después de dos a tres semanas.

Cicatrices

Las cicatrices de la abdominoplastía se extienden en la parte más baja del abdomen, justo por sobre la línea del bikini, además de una cicatriz pequeña alrededor del ombligo.

el aspecto definitivo se tendrá semanas a meses después de la cirugía.

Efectos Adversos
• Piel con menos sensibilidad sobre la cicatriz
• Eliminación de suturas
• Seromas pequeños (acumulaciones de suero)

Complicaciones

• Infección
• Cicatriz Queloide
• Alteraciones importantes de la sensiblidad de la piel.
• Seromas grandes
• Hematomas
• Pérdidas cutáneas
• Embolías y complicaciones generales de la Cirugía

Leer Más

Implantes de mentón

Los implantes de mentón son una técnica muy utilizada para lograr un equilibrio facial mediante la creación de la prominencia del mentor o barbilla.
Pueden ser
-trasplante de mentón de silicona ( permanente )
-transferencia de grasa. ( duración variable de 3 a 12 meses)
-Rellenos tales como el acido hialuronico ( duración de 9 a 12 meses )
-otros rellenos de duración variable e incluso permanentes x ejemplo poliacirlamida polimetilmetacrilato , etc
Los mejores candidatos para los implantes de mentón son hombres y mujeres quienes están físicamente saludables, psicológicamente estables y realistas en sus expectativas. La mayoría son mayores de 18 años.
Los resultados de la inserción de los implantes de mentón de silicona son permanentes.
Los posibles efectos secundarios de la cirugía de mentón Implantes:
malestar temporal, hinchazón, moretones, entumecimiento y / o rigidez. incapacidad para abrir la boca completamente por varias semanas.

Riesgos:
migración o colocación imprecisa del implante, o una infección alrededor de ella, lo que requiere una segunda operación o remoción. El exceso de contracción y endurecimiento del tejido cicatricial alrededor de un implante artificial (“contractura capsular”), haciendo que la forma no natural.
Puede volver a trabajar en aproximadamente una semana después de la cirugía de implante de meton.
Aspecto normal: 2 a 4 semanas.
Actividad que podría sacudir o golpear la cara: 6 semanas o más.
Procedimiento de la inserción de los implantes de mentón se realiza con anestesia local con sedación o general. La recuperación tarda unos días, y el malestar pueden minimizarse a través de medicamentos orales.
Su cirujano le dará instrucciones específicas sobre cómo prepararse para la cirugía de mentón, incluyendo normas para comer, beber, fumar, y tomar o evitar las vitaminas, tabletas de hierro y ciertos medicamentos. Si usted desarrolla un resfriado o una infección de cualquier tipo, especialmente una infección de la piel, la cirugía puede tener que ser pospuesto. Aunque son poco frecuentes, el médico puede recomendar que se haga la extracción de sangre antes de tiempo en caso de que sea necesario durante la cirugía. Además, mientras se están haciendo los preparativos cerciórese de hacer arreglos para que alguien lo lleve a casa después del procedimiento y, si es necesario, que le ayude en casa por un día o dos. Acomodaciones especiales están disponibles para los pacientes que vienen de fuera de la ciudad.
Después de la cirugía de mentón, es probable que experimente algún drenaje de líquido de las incisiones. En ocasiones, un pequeño tubo de drenaje puede ser insertado bajo la piel durante un par de días para evitar la acumulación de líquido. Para controlar la hinchazón y para ayudar a la piel ajustarse mejor a sus nuevos contornos, puede ser equipado con una prenda elástica para usarla sobre el área tratada durante unas pocas semanas. Su médico también puede prescribir antibióticos para prevenir infecciones. No espere verse ni sentirse bien después de la cirugía. A pesar de que las nuevas técnicas se cree que reduce algunas de las molestias post-operatorias, todavía puede experimentar algo de dolor, ardor, hinchazón, sangrado y adormecimiento temporal. El dolor puede ser controlado con medicamentos recetados por su cirujano, aunque todavía se puede sentir rigidez y dolor por unos días. Es normal sentirse un poco ansioso o deprimido en los días o semanas después de la cirugía. Sin embargo, este sentimiento va a disminuir a medida que comience a verse y sentirse mejor.

Leer Más
WhatsApp